Chercher:
Chercheur avancé
Chercher
  English
  Español
Français
  Italiano
  Português
HOME CHERCHER CONTACT
ACCÈS
Présentation
L’École Une
Les congrès
Annuaire
Connexions
EFP
FAPOL
RadioLacan.com
Lacan Quotidien
LC Express
LC Express
EFP
FAPOL
Acerca de la AMP » La Escuela Una
PRESENTACIÓN
DECLARACIÓN
DOCUMENTOS
COMITÉ DE ACCIÓN DE LA ESCUELA UNA
PAPERS
La Escuela Una
 
INFORME DEL COMITÉ DE ACCIÓN DE LA ESCUELA UNA A LA ASAMBLEA GENERAL DE LA AMP

Bruselas 18 de julio de 2002,
redactado por Mauricio Tarrab

El movimiento iniciado en Buenos Aires con la fundación de la Escuela Una y la constitución de su Comité de Acción, estuvo escandido hasta hoy, aquí en Bruselas, por dos acontecimientos cuyas consecuencias estamos aún sintiendo:

En primer lugar ,en su informe a la Asamblea general de la AMP en Buenos Aires J.A.Miller produjo un golpe de timón en nuestra comunidad, inaugurando una política que marcó en su mismo nacimiento a la Escuela Una. En efecto ella surgió impulsada por la indicación de que nuestro sistema de formación analítica debía ser repensado desde sus bases. Eso sacudió el sueño de las Escuelas respecto de la formación que dispensan y oportunamente garantizan; inició la puesta a prueba de nuestra formación, tanto en el nivel de los dispositivos institucionales que la regulan, como en el de los factores que la causan. Se puede asegurar que respecto de la formación no se ha estado tranquilo en la Escuela Una durante estos dos años. Hemos seguido esta investigación que ha situado los ejes de la formación analítica en la orientación lacaniana, y que hemos debatido en estos días. Fue el empuje inicial para la Escuela Una.

A este impulso se le agregó, en Setiembre de 2001,como nuevo marco político,la aparición de las "Cartas a la opinión ilustrada"de J.A.Miller.

Sus consecuencias aún abiertas al futuro, ya se han hecho sentir dentro y fuera de nuestra comunidad. Al respecto no parece menor recordar que el punto de controversia de su lanzamiento público, no fue otro que la cuestión de la formación de los analistas. Esta cuestión excede nuestro marco institucional y nos involucra más allá en una responsabilidad en relación al movimiento psicoanalítico en su conjunto. Nuestra comunidad transnacional y translinguística, que nos reúne uno por uno, no obstante la diversidad de lenguas y de distancias, nuestra comunidad que se reconoce Una y plural ,y que se constituyó en Escuela Una hace dos años ha sido trabajada intensamente por estos dos acontecimientos. El Comité de Acción ha seguido el pulso de esta experiencia que nos ha traído hasta este 3° Congreso de la AMP , Congreso de la Escuela Una, como J.A.Miller lo ha definido en su carta a los miembros del 18 de junio de 2002.

La Escuela Una trajo una novedad : hasta su creación la Escuela tenía una definición territorial, un Directorio, un Consejo, un local, actividades regulares, encuentros. Con la Escuela Una tenemos una Escuela, sin definición territorial, sin estatutos,etc. Una Escuela atópica e insituable que no es Una al lado de las otras ni como las otras, que está al mismo tiempo en todos lados y en ningún lado…como oportunamente la definió el Delegado General.

Esta ha sido su ventaja, pero también su debilidad. Ha sido su ventaja en tanto que cada uno ha podido referirse a ella y hacerla existir en cualquier punto del mundo donde se sostuviera la conversación, alrededor de la Orientación lacaniana, que la constituye como Una, cuando los AE han hablado aquí y allá, cuando se ha puesto en acto de la extimidad en el dispositivo del Pase, cuando en actividades internacionales se han reunido colegas de distintas latitudes que se reconocen en ella. De ese modo hacerla existir no ha sido la exclusividad de su Comité de Acción , ya que éste no ha reglado ninguna de sus manifestaciones. La Escuela Una en ese sentido, ha existido allí donde ha podido situarse, en nuestra comunidad, lo analítico en lo institucional.

Esa deslocalización ha sido también su debilidad, ya que con su tenue encarnadura se corre el riesgo de deslizarse hacia una dimensión virtual que la diluye. El riesgo de que de la preservación de su vacío se pase a su vaciamiento. Este informe del Comité de Acción a la Asamblea General de la AMP trata de estos dos aspectos.

Luego de su composición cada uno de los miembros del Comité de Acción se ha referido a la Escuela Una como tal y no como representante de una Escuela en particular. En ese sentido sus miembros han sabido afrontar las dificultades de mantener esa tensión necesaria entre su función y las instancias de las Escuelas de la AMP.Tal posición permitió, en los casos en que pudo ponerse en práctica, asumir una función de evaluación crítica de las actividades fundamentales de las Escuelas y de la AMP y suscitar el debate en la comunidad internacional.

Primeros Documentos
Así como la Escuela es Una, el Comité decidió manifestarse, con el acuerdo del Delegado General, como uno y exclusivamente por medio de sus Documentos. Sus integrantes han encontrado, no sin dificultades la manera de trabajar en conjunto, debatir, acordar, disentir,etc. Se creó una lista electrónica , la lista OMEGA, de la que fueron parte también el Delegado General, los AE en ejercicio (y los nuevos AE que se fueron sumando) y Graciela Brodsky. Esta lista tuvo sus luces y sus sombras, con escasas intervenciones de los AE y ha quedado a esta altura reducida al intercambio exclusivo de los miembros del Comité de Acción.

Se produjeron en el tiempo y forma previstos los dos primeros Documentos del Comité de Acción. Se puso a prueba de una manera inédita, la riqueza y la dificultad de una elaboración colectiva a distancia, que reproducía las condiciones mismas de nuestra comunidad, con miembros de distintas latitudes, trayectos y experiencias, verificando que se convergía en una orientación común.

El primer Documento "El principio del Control en la Escuela" y el segundo "El impasse de la Garantía " llevaron la marca del empuje inicial de la fundación de la Escuela Una. Se trataba de pensar cómo suscitar la libido sobre la práctica del Control, y tratar un problema hasta allí nunca resuelto, como lo es el de la garantía de la formación y comunicar al conjunto los resultados de ese trabajo de reflexión colectiva.

En ese punto el Comité logró operar sobre las Escuelas ya que intervino sobre lo real de la formación del analista, sin pronunciar enunciados doctrinales sino que ,con ánimo provocador, incitó la discusión de una problemática, hasta ese momento demasiado silenciada en la AMP.

Todos los Documentos del Comité de Acción aparecieron por la lista AMP-UQBAR traducidos en cinco lenguas, gracias a la eficacia de su moderador, Oscar V. Ventura, su equipo y los traductores, a los que el Comité agradece la colaboración y el esfuerzo realizado.

Los ecos fueron múltiples, es la comunidad quien los ha producido, y quien se ha servido evidentemente de estos Documentos. El segundo suscitó oportunamente una jornada de estudio del Consejo de la AMP. Hubo Coloquios y actividades promovidas ad hoc en las distintas Escuelas, etc. En cuanto al Control el paso ha sido dado, en cuanto a la garantía el impasse se mantiene aún.

Luego de los primeros Documentos, el Comité comenzó a discutir algunos temas específicos para determinar la producción d e un nuevo Documento. A partir de la indicación del Delegado General de discutir la cuestión de la creación de una Escuela de los AE ,el Comité se enfrascó en una encendida, prolongada y profunda discusión sobre el tema. Las vicisitudes de esta elaboración que quedó trunca, no pasó a la comunidad bajo la forma de un Documento. Puede destacarse, que ha sido retomada con energía por uno de nosotros , lo que ha puesto a cielo abierto la cuestión, invitando a su discusión pública. Otros temas debatidos con intensidad fueron: La efectuación del pase y la confidencialidad del dispositivo; la cuestión del AE permanente; psicoanálisis puro y aplicado; la Escuela Una y la conversación; el lugar de la Escuela Una en el debate de la época y otros.

El Comité envió anualmente un informe, redactado por cada uno de sus miembros a la reunión del Consejo de la AMP.

El impasse del Comité de Acción
Durante el segundo año, aparecieron múltiples dificultades en el funcionamiento del Comité impidiéndole llevar adelante una acción concertada. La intensidad de los intercambios y la capacidad de producción se vió reducida, su acción se detuvo casi por completo, por demasiado tiempo. ¿Se trataba solo de una dificultad interna del Comité o era la dificultad para que El Uno de la Escuela Una exista como tal?

Se constataba no una pura y simple inercia sino más bien un desplazamiento libidinal, que se expresaba en que cada miembro del comité se absorbía en el trabajo de las Escuelas particulares que le atañían, produciendo un efecto de cierrre, en el uno por uno de los miembros del Comité. Pero se trató también de un efecto que se puede verificar en las Escuelas de la AMP, las que se replegaron sobre si mismas produciendo un cierto desinvestimiento de la Escuela Una.

La fuerza del trabajo profundo de las Escuelas, la consolidación y el avance de la AMP en el mapa del Psicoanálisis en el mundo, fue acompañado por un atenuamiento de la Escuela Una, que sin embargo existe, preparada para relanzarse, para hacerse presente.

Eso lleva a sostener una hipótesis posible, a debatir, en la relación entre la Escuela Una y la AMP: a mayor consistencia de las Escuelas y la AMP ,habrá menor investimiento de la Escuela Una y viceversa. Será en momentos de mayor crisis que se reinvestirá la Escuela Una como sede sin territorio de la comunidad de la Orientación lacaniana. De hecho la Escuela Una fue la respuesta después de Barcelona a la crisis traumática que sufriera la AMP. Habría entonces que ir contra esta pendiente, inventar otro equilibrio.

El Comité de Acción fue sensible a esto y en un sentido su detenimiento fue también su reflejo, localizando en su inercia el estancamiento dEl Uno de la Escuela Una . Remitimos a uds al trabajo de formalización que se ha realizado sobre el particular, y que se ha plasmado en el tercer Documento del Comité de Acción: El Uno de la Escuela Una, que apareció por AMP-UQBAR a principios de este mes . Solo queremos extraer el siguiente párrafo, que es a nuestro juicio orientador: El Uno de la Escuela Una debía salvaguardar el vacío central existencial para mantener próxima la Escuela al discurso analítico, pero este vacío corre el riesgo de convertirse en pura inexistencia. En un sentido la Escuela Una no ha conseguido aún absorber la tendencia a la fijación localista del goce.

El riesgo es entonces que El Uno de la Escuela Una no sea demasiado vacío, sino demasiado Ideal y entonces se vea reducida al rango de bella imagen, incapaz de apresar lo real de su experiencia. La formalización realizada sobre su propio detenimiento sintomático terminó de sacar al Comité de Acción de su inercia. Permitiéndole reubicar su posición conveniente. Como lo senaló uno de nosotros : "cada uno está sumergido en su Escuela y la Escuela Una es nuestra convergencia" Se produjeron entonces un nuevo Documento y nueve textos sobre la Formación analítica, uno de cada uno de los miembros del Comité, como contribución al Congreso de la AMP. Esos nueve textos aparecieron en la lista AMP-UQBAR durante los meses de abril,mayo y junio y fueron publicados en un número especial de La carta de la Escuela de la EOL en español.

Finalmente
La Escuela Una, luego de estos primeros dos años, con su lógica intacta, sus dificultades y obstáculos puestos en evidencia , tal como ha tratado de ser mostrado en este Informe, llega a su disolución programada. Esa lógica, como señala su Declaración, la lleva a ser éxtima para cada uno, uno por uno, lo que determina el work in progress que sostiene nuestra comunidad analítica integrada. Esa experiencia que es la Escuela Una está hoy abierta al deseo que la impulsa al futuro, a su refundación.

Entonces aquello por lo que trabajamos cada uno, en esta pluralidad que es nuestra Escuela Una, aquello que es su política, es decir : asegurar que se consolide en el Psicoanálisis la única vía alternativa que sea efectiva, tal como lo que anticipaba la Declaración del 2000,sigue siendo ahora en el tiempo de la reunificación del movimiento psicoanalítico, nuestro anhelo y nuestra responsabilidad. Esta política para el Psicoanálisis busca preservar viva la transferencia de trabajo de Jacques Lacan, y hacer valer las consecuencias políticas y clínicas de su enseñanza en la institución analítica, es decir que busca preservar "lo analítico en lo institucional."

El Comité de Acción que ha sido hasta aquí la única instancia institucional de la Escuela Una, cesa en este acto su tarea. Una tarea que ha sido para cada uno de nosotros una experiencia de trabajo, de transferencia, de conversación, de estancamientos y de debates acalorados e intensos, y que ha tenido también por cierto algo de aventura.

La Escuela Una está entonces lista para su re-invención. Eso requerirá darle cuerpo, para que pueda preservarse su vacío y asegurar su uso.

 

LES ÉCOLES
DE L'AMP >>
EBP ECF ELP EOL NEL NLS SLP