World Association of Psychoalanysis

 

LO PREVISIBLE Y LO IMPREVISTO EN LA EXPERIENCIA PSICOANALITICA
(ACERCA DE LOS EFECTOS TERAPEUTICOS DEL PSICOANALISIS)

Roberto Ileyassoff

Un acontecimiento es imprevisto cuando ocurre por primera vez, pero si se repite insistentemente (aun bajo formas aparentemente distintas), se convierte en previsible.

En un primer instante, el acontecimiento imprevisto es considerado (y visto) como tal, pero luego de un tiempo (para comprender) se puede llegar a (el momento de) concluir que no lo habra sido tanto como parecia al principio. Esta conclusion la puede sacar no solo el analista sino tambien el analizante, el asunto a resaltar es que valor orientador tiene para la direccion de la cura.

En la experiencia psicoanalitica el registro y la seriacion de acontecimientos se va realizando en el ambito de las sesiones.

Si se tiene en cuenta el acontecimiento en su decurso temporal, se puede ver como se pasa de lo imprevisto a lo previsible. Esto mismo ocurre con el goce del sujeto : el goce inicialmente imprevisto puede llegar a revelarse posteriormente como modalidad de goce previsible. *Lo que se escribe, en suma, que podria ser ? Las condiciones de goce*, Lacan dice esto en *Encore* (1)

El objetivo de esta presentacion es tratar de mostrar la importancia que tiene no dejar que la experiencia psicoanalitica se inflexione hacia la consideracion de lo imprevisto descuidando la que se merece lo previsible.

Lo novedoso, lo cambiante y lo imprevisto, parece conllevar optimismo. Lo que se repite y es previsible, parece conllevar pesimismo. El paso de la repeticion como reminiscencia de lo identico a la repeticion como libertad creadora (2) resuena junto con lo antedicho. Ademas, se puede observar el mismo movimiento en el paso del sintoma comun en tanto disfuncion hacia el sintoma como modalidad de goce en tanto que hace funcionar al sujeto quien se inventa una solucion satisfactoria luego de haber pasado por un analisis.

El acento puesto sobre el inconsciente concebido como un acontecimiento imprevisto o como un sujeto que aparece *cuando* quiere y no solamente *donde* quiere (3), abre la perspectiva de la experiencia psicoanalitica mas pura ligada tambien a la produccion de un psicoanalista.

Es de capital importancia no descuidar, desde esta apertura, el decurso temporal del acontecimiento imprevisto (tal cual fue mencionado anteriormente) pues conduce a lo relativamente previsible. Es importante tambien, poner el acento sobre otra manera de concebir el inconsciente, vale decir el inconsciente como saber previo existente como ya inscripto y productor de efectos ligados a una causa que insiste (3), pues esto nos conduce a la dimension de lo previsible. Esta ultima es uno de los polos imprescindibles para lograr el saber hacer con el sintoma al fin del analisis y es un punto de apoyo fundamental para operar con la demanda de ciertos pacientes que buscan encontrarse con un psicoanalista al solo fin de conseguir efectos terapeuticos. (Estos ultimos, como veremos mas adelante, quizas solo pueden ser - en ultima instancia -, o un acuerdo util entre la modalidad de goce del sujeto y el peso de sus ideales, o un cierto equilibrio entre el *desear lo que se quiere* o el *querer lo que desea*.)

A veces es preciso que el analista pueda ponerse en aparente contracorriente con respecto al dispositivo psicoanalitico clasico y aceptar hacer *como si* se esclavizase ante un paciente que no quiere o no puede trabajar en analisis y solo viene a dialogar y a pedir. Esta seria una maniobra tactico - clinica y no una puesta en acto de algo relacionado con el amor, el goce o el deseo personal del analista (furor curandis).

En tanto haya analista frente a un paciente (o *sufriente*) que no quiere analizarse pero si quiere encontrarse con el demandandole cambiar cierto alivio contra un pago de honorarios, cual seria la razon para retroceder ante este pedido ? Ante esta situacion, si el analista no acepta el desafio puede interrumpirse la demanda y anularse la prosecucion de la consulta.

Si con el analisis hecho de este modo el paciente logra tener bien clara su modalidad de goce y hacerla previsible como para impedirse malograr su vida saliendo del cauce de sus limites, el prestigio que adquiere el analisis y el analista puede ayudarle a invertir su estilo de trabajo. Esto puede hacer que encuentre una fuerte motivacion para trabajar con su inconsciente y para dejar que el analista ocupe el lugar que le corresponde clasicamente en el dispositivo psicoanalitico.

Sin embargo, aqui cabe preguntarse cuando habria que abstenerse de proceder de este modo para impedir que el paciente se conforme prematuramente con los efectos terapeuticos y no prosiga su analisis hasta el fin.

Uno de los nombres posibles del *alivio del sufrimiento* es *efectos terapeuticos del psicoanalisis*.

Dicho efecto terapeutico consiste en lograr un cierto acuerdo dentro del conflicto entre la modalidad de goce del sujeto (polo pulsional) y el deseo de dar curso al peso de alguno de sus ideales. Para lograr este acuerdo la modalidad no debe dejar de hacerse evidente y previsible. Esto equivale a depurar el sintoma y hacerlo aparecer como modalidad de goce tolerada por el sujeto. Esto no se consigue sin haber atravesado previamente un duelo en analisis. No se trataria de resignacion sino de aceptacion de crear e inventar dentro de lo limites del estrecho margen de libertad que le otorga su propia modalidad de goce. Dicha modalidad solo se pesca desde el discurso, siempre es sintomatica y acota al sujeto a veces mejor que desde el Nombre de Padre si es que logra anudarse convenientemente (pluralizacion de los Nombres del Padre) (4). En otras palabras, poner el acento en los limites puestos al goce desde la autoridad no es lo mismo que ponerlos desde las limitaciones que impone la propia modalidad de goce singular correspondiente al sintoma con el que funciona el sujeto.

Una via regia para llegar a pescar la modalidad de goce es estar atento a encontrarse con la repeticion aun (y quizas siempre) detras del acontecimiento imprevisto. El deseo esta mas cerca de lo imprevisto y la causa del deseo, vale decir el goce, esta mas cerca de lo previsible.

Otra via importante es buscar primero el motivo de consulta, la demanda que contiene al sintoma que es producto del conflicto entre deseo y goce.

Se puede querer lo que no se desea y desear lo que no se quiere. Si este conflicto se reprime o no se anuda convenientemente aparece la angustia : esta es la mejor brujula para detectar el goce y operar con el malestar y la confusion del sujeto.

Como llegar a cumplir este programa, sin escuchar los dichos del paciente tratando de construir una anamnesis ?

Hacer una anamnesis es escuchar y acumular un saber que es saldo o producto del pasaje por muchas sorpresas o acontecimientos imprevisibles en la sesion analitica. Este producto tiene caracteristicas de insistencia o repeticion. Esta acumulacion de saber la puede hacer el analista entregandola a *cuenta-gotas* frente a pacientes que lo buscan como a alguien con quien encontrarse al solo efecto de lograr efectos terapeuticos pero rechazan el psicoanalisis *propiamente dicho*. En cambio, frente a pacientes que quieren analizarse, son ellos mismos los que acumulan el saber en posicion de verdad y buscan la clave de su propio sufrimiento guiados por el analista a traves del equivoco interpretativo y a traves de otros tipos posibles de intervencion.

En la anamnesis, el analista acepta tacticamente ponerse al trabajo sin hacerlo notar mucho. Trata de cruzar los datos del motivo de consulta (sintoma) con los datos encontrados a lo largo de la historia del paciente que funcionan como antecedentes repetitivos del mismo y asi va reconstruyendo la historia del caso. Estos datos se recogen tanto a traves de los actos de la vida cotidiana como a traves de las llamadas formaciones del inconsciente, actos fallidos y suenyos. Asi se va construyendo la pantomima del fantasma fundamental y el axioma que da continuidad a la vida del paciente. Esto no debe ser hecho sin dejar de estar atentos tambien a lo que *no encaja* en dicha continuidad pues estos hiatos tambien funcionan de signos de la modalidad de goce.

Tambien forma parte de la anamnesis elegir algunos detalles del relato de juegos infantiles, pequenyas anecdotas, secretos, cuentos y fabulas, y de algunos recuerdos ultra claros de la novela familiar, pues siempre terminan siendo una metafora del axioma inconsciente del sujeto o lo aluden metonimicamente.

Fortalecer el abono al trabajo del inconsciente, tanto en su vertiente del inconsciente como saber sin sujeto (lo previsible), como en su vertiente de sujeto que sorprende (lo imprevisto), lleva a poder cumplir este tipo de estrategia en la direccion de la cura.

Es previsible que para todo sujeto haya un imposible que como tal no desaparecera nunca pues cada estructura segrega un imposible que marca el estrecho margen de libertad para la solucion creadora ya mencionada. Es previsible que al principio no se sepa cual es ese imposible y que al final solo se logre cambiar de imposible pero que no desaparezca la imposibilidad misma pese a haber conseguido tolerarla. A todo esto se le puede llamar: asuncion de la castracion.

La imposibilidad misma alude tanto al hecho de anular la castracion y al de adoctrinar el deseo como al de pretender ser inmortal y todopoderoso. Sin embargo, el sufriente que consulta (a veces detras de su aparente humildad) muchas veces tiene la pretension de realizar este deseo megalomano.

Para ilustrar esto, tomemos como ejemplo una analizante que consulta por la angustia que le provoca sus fracasos amorosos y porque cree que sus parejas son los unicos culpables de su insatisfaccion, como lo habia sido antes su madre. De adentro de su anamnesis elegi el siguiente trozo de su relato : *Si me necesita es porque le hago falta... asi ya no me interesa... no veo porque tengo que aguantar a alguien a quien yo le haga falta..., yo quiero alguien a quien no le falte nada... me lo merezco... y se que todo el problema es que si encuentro un buen analista, lo voy a conseguir.* Lo elegi para hacerles notar la tendencia de ella a desafiar los imposibles : si nada debe faltarle a su pareja, ni ella misma, como iba a lograr hacerle falta a ellos para asi poder conservarlos ? Aqui puede verse como su pretension imposible, aparte de provocarle fracasos amorosos repetidos sume a la paciente en una insatisfaccion dificil de levantar si no es a traves de perder dicha pretension omnipotente para ganar una satisfaccion posible. Una vez hecho el duelo por esta posicion subjetiva en el seno de su analisis opto algunas veces por no ponerse en situaciones tan paradojicas en sus historias de amor, y otras veces por hacer pareja con su libertad usando su soledad como baluarte tomando gusto por rivalizar y competir de otros modos. Desarrollo asi aun mas sus potencialidades de trabajo. Ademas, luego de dejar de acusar a sus parejas y a su madre con tanta carga emocional tuvo acceso a encuentros amorosos de otra calidad, convirtio su tendencia a la insatisfaccion permanente en un acicate para su perfeccionamiento y empezo a instrumentarla a traves de criticas, aunque a veces algo pesadas, en el fondo constructivas, dirigidas a los intereses de sus seres queridos. Sin embargo, la conformidad subjetiva con respecto a estos cambios, siguio oscilando al ritmo de su cambiante humor pero sin desbordar tanto como al principio pues ya sabia a que atenerse con respecto a ella misma.