World Association of Psychoalanysis

 

El sujeto debe advenir...

Estela Paskvan

Desde el anio 66 al 68 Lacan se dedica en sus seminarios a cernir la logica del acto, y mas precisamente, el analitico. Una nueva articulacion entre el ser y el pensamiento articula simbolico y real. El acto encuentra sus coordenadas en las dos operaciones, alienacion y verdad, de la logica del fantasma. Asi el pasaje al acto y el acting-out son actos paradigmaticos que definen al sujeto en relacion al ello y al inconsciente.

Al retomar el *Wo es war, soll Ich werden* freudiano, plantea que en estas coordenadas de la logica del fantasma, hay dos *alli donde era*. Uno, donde *no pienso*, otro, donde *no soy*.

¿ Que sujeto supone cada uno ?. En el primero, en *la menos peor* de las opciones, como el *no-je* de la gramatica de las pulsiones, lo que costo la eleccion por el ser. *Falso ser*, lo llama Lacan. Por eso en el pasaje al acto, en la operacion *a contrasentido* de lo que todo acto quiere decir, el sujeto se realiza en el ser del objeto al precio de abandonar *la escena del mundo*. Rechazo del inconsciente. En el segundo, eso se dice pero el sujeto no puede reconocerse como *je*. El *pienso* del inconsciente se funda en la represion. Por eso en el acting-out, el sujeto dice en la escena para el Otro mediante una interpretacion muda.

Es asi que el recorrido de un analisis puede concebirse como el del sujeto que instalado en su falso ser, realiza algo de un pensamiento que implica el *no soy*, *no sin encontrar como conviene*, *bajo una forma cruzada e invertida*, el objeto y, por otra parte, esa falta que define al deseo y que opero la castracion.

*El acto (a secas) tiene lugar por un decir que cambia al sujeto*, escribe Lacan en su resenia de ensenianza. ¿ Y el acto analitico ? *lo suponemos en el momento electivo donde el psicoanalizante pasa a psicoanalista*. Sabemos cual es ese momento electivo, el pase del cual Lacan hace en ese anio Proposicion a su Escuela.

El acto instituye un comienzo. Comenzar un analisis ¿ es un acto ? Ciertamente si. Pero inmediatamente surge la pregunta *¿ quien es el que hace ese acto ?*. Esta pregunta por el sujeto en el acto analitico es decisiva ya que lo que diferencia a este del acto a secas, es que opera con la transferencia.

El psicoanalista en tanto que instaura el acto analitico ofreciendose a la transferencia con *el sujeto supuesto saber* tiene una unica ventaja, dice Lacan, sobre el analizante, es saber por experiencia lo que pasa con el. *Alli donde se trataba del significante, yo, de lo que introduzco como un nuevo orden en el mundo, debo devenir el desecho.*

La logica del acto obliga a repensar el efecto sujeto. Sabemos que el acto no funciona como su predicado. Por otra parte, nadie puede decirse duenio del acto.

Entre el acto que instaura la partida de un analisis y el que lo cierra ¿ hay otros actos analiticos en su transcurso ?. Evidentemente si, de la misma manera en que hay otros momentos de pase de aquel que llamamos conclusivo. ¿ La estructura que los instaura es diferente ? ¿ que efectos de sujeto producen ?.

Intentare responder con el relato de uno de esos momentos de pasaje en un analisis en curso. Corresponde a la caida de una identificacion. Para ello he tenido que elegir de ese devenir del sujeto, las coordenadas y los momentos cruciales que lo precedieron.

La llamada

Dos significantes concentraban su queja : la *pesadez* y la *grisura*. El primero refiere a arrastrar un lastre vinculado a los dos traumas de su infancia, a los cuatro y siete anios. La muerte de su madre por leucemia signa el primer acontecimiento, la irrupcion de lo real por una ausencia que el sujeto no puede significar. Luego, el casamiento de su padre, tambien bajo la misma forma irruptiva por la que la realidad vuelve a temblar. Lo imprevisto, lo que llega sorpresivamente, es lo mas temido. ¿ Como adivinarlo ? Sus hobbies en esas artes, las de la adivinacion, intentan *un saber de antemano*.

La *grisura* es el color con que pinta su vida. Sin embargo aun conserva un album con los dibujos de infancia que evidencian una antigua pasion por pintar con vivos colores. Penso estudiar Bellas Artes, pero... decidio otra cosa, aquello que no le gustaba demasiado.

Se presenta con un nombre, que para ustedes es Blancanieves. *Hay algo de fatalidad en ese nombre*, dijo. Es el nombre de su madre y de otras mujeres muertas de la familia. *Las Blancanieves mueren jovenes* se vinculo a *ser feliz y morir*. Pero, me confeso despues, ella no se llama exactamente asi, sino *Blanca* pero no le gusta ese nombre de su infancia. Mostrarle un gesto de sorpresa interrogativa propicio que el sujeto hiciera su pregunta apelando al sujeto supuesto saber.

El trauma se novela

A los siete anios Blancanieves se encuentra de repente con una boda, la de su amado padre, una madrastra que no habia visto nunca, una nueva casa y una nueva escuela. La primera noche, la madrastra le pone un plato de sopa. La ninia dice : *Es de sobre, no me gusta.* La madrastra pierde los estribos. Aun le parece que esa reaccion es desmesurada para lo poco que podia una ninia pequenia. Sin embargo, no trago la sopa. Frente al plato dice no entender porque su madrastra grita y amenaza al padre con irse. La ninia comprueba el poder que tiene en la batalla sorda que se instaura. Pero tambien un sentimiento de injusticia: la fuerza de la mujer adulta. Y asi comienza un juego de intrigas que son una llamada al padre. *¿ Como puedes ignorar quien es esa mujer ?*

Desde esa noche inventa la matriz de la novela que pervivio hasta hace poco tiempo: su padre se caso solo por necesidad; ella y su padre necesitaban de alguien que los atendiera. Que un hermano naciera un anio despues de la boda, no vario en nada su historia.

En sus relaciones con hombres casados se repite lo mismo: ellos estan atrapados y no pueden hacer nada. Ella es la amiga que dice *cuenta conmigo*, *yo estoy aqui y te entiendo*. Los dos como victimas de la mujer fuerte que manipula.

Miedo a olvidar

Inmediatamente despues de morir su madre, empieza a esperarla. Al principio, corria a la puerta a cualquier llamado. En el infierno que comienza despues del matrimonio de su padre, sigue esperando que alguien venga para rescatarla. Blancanieves espera a su principe.

De ninia, para no olvidar, cada noche rememoraba al acostarse todas las imagenes que conservaba de las escenas con su madre. Habia que cuidarlas en la memoria. Segun sus palabras *hacia un repaso*, una a una. Temia perderlas. Cuando las relata en sesion, advierto que tiene algo en la boca. *¿ Esta usted comiendo ?*. Corto la sesion no sin antes haberle exigido escupir el caramelo.

El acting-out de una vida

La secuencia se inicia con un corte de las quejas acerca de su vida de Blancanieves : *Usted no se llama asi.* Se desvela el secreto impuesto por la familia pero tambien consentido: no habia que decir a nadie que Blanca era hija de un primer matrimonio. Ni siquiera su hermano lo sabia. A los quince anios, su madrastra le entrega una caja con los objetos de su madre : su ropa, una polvera, el reloj, los pendientes y... la alianza matrimonial. Se los puso y decidio completar su nombre: Blanca Nieves. Se sentia poderosa.

Frente al silencio que habia que mantener, el sujeto hacia su representacion para la mirada del Otro. A su padre y a su madrastra les decia sin palabras : *Hay otra*, *hay una que es primera*, *Blancanieves esta aqui para recordaroslo*. La representacion que hace el sujeto tiene toda la estructura del acting-out donde eso se dice pero no es el sujeto quien dice : *... el acting-out donde quien dice no es sujeto sino verdad.* *Yo, la verdad, hablo* pero ese efecto de verdad no esta subjetivado.

Toda su vida a partir de ese momento habia transcurrido dentro de las coordenadas de esa escena. Pero tambien a esa misma edad comenzo el miedo terrible a morirse. Cualquier enfermedad es el presagio de la muerte.

Un dia le pregunte donde estaba enterrada su madre. Muy perturbada, dijo que no lo sabia, creia que en Madrid. ¿ No podia preguntarselo a su padre ?. Su horror confesaba la complicidad silenciosa que sostenia la escena y que a duras penas aun trataba de mantener.

Sus conclusiones posteriores acerca de si misma modularon las significaciones de la incorporacion identificatoria con la muerta : *Viva por dentro pero con una loza pesada y tremenda*, *Miedo a levantar eso de encima, puede caerte otra peor*.

Un acto de separacion

Cuando hablamos de caida de una identificacion, identificacion que seniala tambien una posicion de goce, ello se produce siempre mediante un acto de separacion con la escena que el sujeto sostiene con un Otro a su medida. Que el sujeto mediante su trabajo analizante llegue a saber de la escena que construyo, de su posicion en ella, no es suficiente. Es necesario el acto por el que se separa. Y el analista debe instaurarlo.

Blanca volvia otra vez a la noche en que murio su madre. Ya habia modulado en varias ocasiones el momento en que se abrio el agujero de la ausencia. Esta vez, el sinsentido era colmado con la culpa que, precisamente, siempre procura el sentido que falta a lo real. Esa noche, cuando su madre muere, ella dormia. Ademas, estaba enferma y con fiebre. Al otro dia, su madre ya no estaba. Una tia le explica : *Tu madre se fue, vino a despedirse pero te encontro durmiendo. Dejo dicho que te queria mucho.* En sesion llora y se culpa. Esa despedida que quedo pendiente por su culpa, por dormir. *¡ Como es que no pudo enterarse que su madre se iba, se moria !*, es su reproche.

El analista es tentado muchas veces con la disculpa frente a un sentimiento que parece inexplicable. *¡ Pero como va usted a ser culpable ! ¡Su madre eligio no despertarla, una madre moribunda que debe despedirse para siempre de su hija ! Por Dios, que sufrimiento !... pero mi querida Blancanieves, usted se exige demasiado !*. No, no debia dejarse atrapar en la situacion que se relataba, habia que escuchar lo que el sujeto decia muy bien de su posicion : la que duerme. Y tambien, la despedida, la separacion que no tuvo lugar.

El analista tiene siempre algo de inhumano. Precisamente, el objeto del que debe hacer semblante. Basto que en la ocasion prestara su voz para realizar la invocacion que despierta, aquello que Lacan destaca en su analisis del suenio del hijo muerto que arde. Y asi se produjo el corte que instauro el acto. Por supuesto, solo se pudo saber despues, por las consecuencias. En primer lugar, sorprendentemente, la analizante no acudio a la siguiente cita. Nunca habia faltado a ellas. Es mas, cuando en una oportunidad anterior yo habia fallado a la cita, al dia siquiente encontre el registro de varios llamados angustiosos y comprobe que mi ausencia imprevisible aun convocaba la experiencia del trauma.

Esta vez, como lo explico una semana despues, la analizante olvido acudir *inexplicablemente*. El sujeto solto en ese momento sus amarras del Otro. Y relato lo ocurrido al salir de aquella ultima sesion. Durante esta semana fue como *ir impulsada por un tunel*, no podia detenerse, iba *veloz y liviana*. Ella, para quien cualquier decision que implicara la consecusion en la via del deseo la sumia en un mar de pesadas incertidumbres, se puso en la tarea de reformar su casa. Ya habia hablado de ello, era algo que deseaba hacer pero... No se trataba simplemente de un deseo insatisfecho, ella ya lo sabia, conseguir lo que deseaba era enfermar y morir. Efectivamente ya lo sabia, habia sido una de sus conclusiones en cuanto a su posicion: *hacerse la muerta para no morir*.

Esta vez se habia abocado a realizar con ahinco y satisfaccion ese proyecto suspendido. Y al remover los armarios encontro alli algo que permanecia *escondido*, *olvidado*, tal vez... Se presentaron dos objetos heredados desde su infancia: un mantel blanco, muy bonito, con un feston, un reborde en hilo de color rojo. Y sus cubiertos de mesa, los cubiertos de la ninia que fue antes de la muerte de su madre y en los cuales estaba grabado su nombre. Miraba el nombre que habia tenido siempre pero lo leia y lo repetia en voz alta y le parecia nuevo. Ella concluyo : *Es ese mi nombre.*

Al final del tunel, tal como la analizante dice este momento de pase, el sujeto responde. Por un lado, en el color rojo borrado en la *grisura*, el color de la sangre, significante que auno para el vida y muerte, el color con el que ahora debera jugar su partida. Y por el otro, en la incripcion de su nuevo nombre sobre el objeto que presentifica la pulsion oral, *alli donde ello era*.

En el momento del acto no podemos situar al sujeto. Solo podemos hacerlo antes y despues. Podemos decir que realiza un pasaje entre los dos polos, un movimiento de bascula: del sujeto *para* Otro hacia el objeto *en si*, tal como Lacan lo llama en su Seminario. ¿ Por que no decir que al termino de este pasaje, el sujeto adviene como respuesta, respuesta de lo real ?. Jacques-Alain Miller ha destacado esta respuesta en su Curso del anyo 83-84. Alli seniala *que es una respuesta sin pregunta*. Entiendo que es una excelente formula para decir cual es ese efecto de sujeto en el acto, donde mas que efecto de significantes, el sujeto adviene desde lo real como causado.