World Association of Psychoalanysis

 

Primer encuentro con los “Escritos”

Jorge Aleman

 

Llueve y anochece en Saint Sulpice. Pero hay una luz extrana que nos invita a seguir caminando. Quien camina a mi lado me obsequia recuerdos preciosos; evoca el seminario de Barthes, los encuentros con Foucault... En aquellos tiempos, quien llega a conmaverlo con mas fuerza?. La memoria acompana al paseo... La confianza de Althusser, responde. Esta respuesta logra en mi alcanzar algo lejano.

A los 19 anos viaje a Chile para asistir a los cursos de Marta Harnecker sobre Althusser. Parti de Buenos Aires con otro joven althusseriano. Al llegar a Santiago nos recibio el primer dia con una gran tormenta. Buscamos entonces refugio en una galeria de arte. Pinturas cubanas nos amparaban de la lluvia. De un modo inesperado entro el presidente Allende a la galeria, y asi finalmente emocionados estrechamos su mano. Salimos de aquel lugar ungidos por el encuentro, tocados en el alma. Inmediatamente despues fuimos a una libreria pensando que los textos iban a distraernos del impacto. Antes de regresar a nuestro hotel mi companero compro la « Lectura estructuralista de Freud ».

De mi amigo se decia que a pesar de su juventud ya habia estado loco. Sobre eso yo no tenia opinion, pero lo cierto es que aquel dia pude conocer algo que lo distinguia notablemente. El leia el texto de Lacan, sin detenerse en la comprension. Por razones inalcansables para mi en ese momento, el sentido no constituia para él ningun obstaculo. En cambio yo la escuchaba sin entender nada. Luego de leer varias paginas en voz alta, lo interrumpi indignado y lo conminé a una demostracion efectiva- antes de seguir lleyendo, dije, explicame en que consiste el significante. Mi amigo se puso de pie, de golpe toda su fisonomia adquirio una severidad que nunca le habia visto, arranco una hoja del cuaderno, escribio una palabra cualquiera, y respondio dando golpes en la mesa: « Esto que esta escrito en el papel es el significante, y aqui comienza el verdadero materialismo ! ». Era el segundo impacto del dia, pero esta vez intente resistirme. Intenté contestar disimulando el efecto, el materialismo pasaba en primer lugar por la lucha de clases, el modo de produccion, etc... Pero mis respuestas llegaban demasiado tarde. Su declaracion me habia alcanzado definitivamente. Si a la manana habia conocida al presidente historico, ahora por la tarde, el significante se abria paso. Hay épocas que buscan lo mejor de uno, pensé.

Sali a la calle para tranquilizarme por ultima vez, pero lo mas grave habia ocurrido. La ciudad entera se presentaba como un tejido de signos, aquella noche comencé a leer « Funcion y campo de la palabra y del lenguaje », tolerando de una manera muy distinta aquello que no entendia.