World Association of Psychoalanysis

 

La Infatuacion: un nombre del extravio

Gabriela L. Basz

 

El concepto de infatuacion aparece privilegiado en Lacan alli donde se
refiere a las desviaciones respecto del eje freudiano por parte de los
psicoanalistas. Por ejemplo en "Situacion del psicoanalisis en 1956",
donde respecto de la autoridad en la IPA subraya que "el hecho de que
las metas de la formacion se afirmen en postulados psicologicos,
introduce en el agrupamiento una forma de autoridad que solo el termino
suficiencia permite calificar. En efecto, solo la dialectica hegeliana
de la infatuacion da cuenta del fenomeno en rigor a falta de lo cual
habria que recurrir a la satira (1)".

Estas consideraciones justifican interrogarse por el concepto de
infatuacion, su origen en Lacan, sus alcances, su actualidad.

"Los antecedentes"

Es la problematica de la creencia delirante la que lleva a Lacan en su
escrito "Acerca de la causalidad psiquica" a plantear que "si un hombre
cualquiera que se cree rey esta loco, no lo esta menos un rey que se
cree rey (2)". Esto se anuda a la estructura misma del yo tal como se
revela en el Estadio del espejo y al problema de las identificaciones y
los ideales. Lo que remarca Lacan en este punto es la inmediatez de la
identificacion: la infatuacion del sujeto, entendida como el caracter
inflado de la imagen especular y cuyo ejemplo es la ley del corazon de
Hegel. La infatuacion del sujeto es la posicion en la que toda mediacion
es virtual, es lo dado inmediata y naturalmente, es la ley del corazon
que se satisface del placer individual. A esta singularidad se opone una
realidad que es el orden del mundo, que aparece como extrano, otro, y en
el que se enreda sin poder reconocer su participacion en el. Es loco por
desconocer su participacion en lo que el mismo denuncia, afirma Lacan, a
lo que califica de insensato. La identificacion infatuada es falta de
mediacion por prescindir del reconocimiento, no se mediatiza a traves
del deseo como deseo de reconocimiento. Es pura captura en lo
imaginario del Yo ideal.

Es interesante recordar que el paso posterior (en tanto momento de la
conciencia) a la infatuacion que situa Hegel en su "Fenomenologia del
espiritu" es el solidarizarse con otros, es decir, el lazo al Otro (3).

En una clase del curso titulado "Donc", J.A. Miller se refiere al
desconocimiento ligado a la infatuacion como un delirio de identidad que
consiste en situar al Otro fuera de uno mismo ; recuerda que Lacan es
muy ironico acerca del creerse que estigmatiza la infatuacion: como
creencia es creer en una identidad de si que no pasara por el Otro, es
desconocer el proceso mediado que hay en el concepto mismo de
identificacion. A partir de la articulacion narcisismo - pulsion de
muerte Miller afirma que "la afinidad del yo con la posicion de victima
implica que el narcisismo esta habitado por el aliciente del suicidio.
La ley del corazon es estructural al yo (4)".

"La infatuacion y los psicoanalistas"

Como deciamos al comienzo, Lacan utiliza privilegiadamente el concepto
de infatuacion para abordar el problema de la institucionalizacion del
psicoanalisis que a su vez abre el interrogante sobre el lugar del
analista, tanto en el interior de un analisis, como en relacion a la
trasmision del psicoanalisis. Lacan nos dice que las instituciones
psicoanaliticas son proclives a transformarse en un lugar donde conviven
"sabios" que unen la pregnancia narcisista a la astucia competitiva y
donde puede coexistir un rechazo al Otro del saber como autoridad, al
tiempo que una identificacion al Otro del poder como autoridad.

No es casual que la teoria sobre la identificacion al yo del analista en
el fin del analisis haya nacido en el circulo de los didactas. La
suficiencia (referida al grado unico de la jerarquia psicoanalitica)
implica la ignorancia crasa, no arada por la critica de sus fuentes.

"La identificacion con la imagen que da al agrupamiento su ideal, el de
la suficiencia encarnada, funda (como Freud lo demostro) la comunion del
grupo donde la tension hostil es constituyente de la relacion de
individuo a individuo (5)." Este efecto de identificacion imaginaria se
reduce a la estructura del yo y Lacan lo refiere al momento de la
conciencia del que Hegel dedujo la estructura dialectica como fenomeno
de infatuacion. La infatuacion, entonces, es resultado del rasgo del
lider: si este es "suficiente", se produce una masa de infatuados o
fascinados por la infatuacion, que es lo mismo.

Lacan habla de suficiencia, infatuacion (que a su vez deriva en extravio
e insensatez) impostura, escoria, cuando delata esta posicion de los
analistas que ha ocacionado el estancamiento del saber analitico. Estos
calificativos se leen como cuestionamientos dirigidos a los analistas de
la Internacional y como advertencia a quienes siguen su ensenanza, pues
se trata de una postura que favorece la idea de que se puede saber lo
que es el psicoanalista, es decir, obtura el vacio central que es
precisamente la singularidad del psicoanalisis.

Es interesante constatar que cuando Freud se refiere a sus discipulos
que protagonizaron los principales movimientos separatistas, emplea
calificativos que aluden a la misma posicion: respecto de Jung, como
primer jefe de la Internacional dice que la "eleccion recayo sobre una
persona que era incapaz de soportar la autoridad de otro, por lo cual
era todavia menos apta para constituir ella misma una autoridad, y cuya
energia se encaminaba integra a la desconsiderada consecucion de sus
propios intereses (6)".

Ahora bien, ?por que la infatuacion ocupa un lugar tan privilegiado
dentro de la proclividad a extraviarse propia de los analistas? La
respuesta entiendo que hay que buscarla por el lado de la relacion entre
transferencia e infatuacion: tanto respecto de la estructura del
dispositivo, como de la forma en que se trasmite el saber en
psicoanalisis, el fundamento es la transferencia y esta hace creer en la
consistencia del Otro, lo que corre parejo con la idealizacion. La
infatuacion se lleva bien con este aspecto de la transferencia, impide
ir mas alla de la transferencia. Por eso el enorme esfuerzo de Freud por
mover al analista del lugar de confort que implica la sugestion y las
conceptualizaciones de Lacan del deseo del analista que se opone a este
efecto de transferencia.

 




Podemos pensar que la suficiencia no ha sido un desvio tonto sino
estructural, lo "normal" es la infatuacion y hay que trabajar en contra
de esto permanentemente.

1 - Lacan (J.), Situacion del psicoanalisis en 1956, en "Escritos 1", Bs
As, Siglo XXI ed., 1988, p. 469.
2 - Lacan (J.), Acerca de la causalidad psiquica, en "Escritos 1", Bs
As, Siglo XXI ed., 1988, p. 161.
3 - Hegel, "Fenomenologia del espiritu", Mexico, Ed. Fondo de Cultura
economico, 1985.
4 - Miller (J.A.), La locura falica del yo, en "Cuadernos Europeos de
psicoanalisis", Madrid, 1994, p. 12.
5 - Lacan (J.), Situacion del psicoanalisis..., "op. cit.", p. 470.
6 - Freud (S.), Contribucion a la historia del movimiento
psicoanalitico, en "OC", t. XIV, Amorrortu de., 1986, p. 42.