World Association of Psychoalanysis

 

Entre Edipo y Jesus: por el camino de la letra

Claudia Iddan

 

La idea de sacrificio es una idea central en diversos cuentos de J.L. Borges. La insistente repeticion de esta idea logra paulatinamente dar cuerpo a sus fundamentos, entretejerlos de cuento en cuento, y llegar asi a convertirlos en concepto. Este trabajo intentara marcar las vicisitudes de la idea y el circuito que las mismas construyen por los cuentos que he elegido: "La Biblioteca de Babel" (Ficciones-1944), "Tres versiones de Judas", "La forma de la espada" (Artificios-1944) y "Deutsches Requiem" (El Alefh-1949).

 

El concepto de sacrificio

Tomare como aforismo de la idea de sacrificio a una frase que se reitera en estos cuentos: "Que el cielo exista, aunque mi lugar sea el infierno". Este pensamiento pronunciado por distintas figuras, si bien un pensamiento quizas ironico, expone a mi criterio, una posicion existencial. El elemento de la delacion y el sacrificio, que caracterizan esa posicion, adquieren un lugar preponderante. Podria decirse que hasta son elevados a la dignidad de lo sublime en tanto condiciones necesarias para que el Ideal exista. La figura de Judas resulta su maximo exponente.

Veamos que encierra este pensamiento.

"La Biblioteca de Babel", primer cuento del circuito, bosqueja ante nosotros la pregunta existencial que aqueja a todos los hombres del Universo, el afan de descubrir la ley fundamental de la Biblioteca que le otorgue ademas sentido, que demuestre la infinitud o finitud de la misma y descifre el caracter caotico de todos los libros. La Biblioteca por axioma, es eterna en tanto obra divina y en sus libros existe un numero limitado de caracteres ortograficos. Cada epoca dio lugar a distintas conjeturas sobre la naturaleza del Universo. Basicamente se proclamo que abarcaba todos los libros, un Universo total, y a pesar de no haber en el dos libros identicos, es decir libros de diversidad infinita, se sostenia que todos constaban de iguales elementos, a saber: las letras, el punto y la coma. En ellos los elementos ortograficos, se repetian sin cesar, y conformaban y conforman el Universo de todas las combinaciones posibles, o sea "de todo lo que es dable expresar: en todos los idiomas". Pero los libros al ser meras combinatorias de letras y signos, "nada significaban en si", quedaban fuera de todo sentido.

El relator, un residente mas de la Biblioteca ante la cercania de su muerte y despues de largos anios de busqueda, clama por que en algun lugar del Universo haya "un libro total" que sea la "cifra y el compendio perfecto de "todos los demas"". Un libro que descifre con su saber el desorden y la indiferenciacion universal. Esta es su esperanza.

"…Si el honor y la sabiduria y la felicidad no son para mi, que sean para otros. Que el cielo exista, aunque mi lugar sea el infierno. Que yo sea ultrajado y aniquilado, pero que en un instante, en un ser, tu enorme Biblioteca se justifique". Solo la idea de que alguien, uno solo aunque sea, logre recorrer ese libro y conocer la verdad-el Orden de lo que se repite indiferenciadamente sin cesar en el universo de los libros, mitiga su aniquilante soledad. El relator encuentra en la idea de un Universo ilimitado y periodico, solucion a la desesperacion que le crea la naturaleza caotica del Universo. Pensarlo al Universo, si bien ilimitado en la diversidad de volumenes pero periodico en la repeticion del desorden de los libros, repeticion que conforma un Orden en si, lo conforta. "Que el cielo exista aunque mi lugar sea el infierno" es un pensamiento que encierra la esperanza de un Ideal que redima de la falta de sentido y del desorden caotico del Universo y la existencia, para lo cual caer en el infierno se hace necesario como justificacion.

Y en que se basa esta esperanza? El Ingles de la Colorada, personaje del cuento "La forma de la espada" aclara el fundamento de tal esperanza por medio de la siguiente reflexion: "…Lo que hace un hombre es como si lo hicieran todos los hombres…Por eso no es injusto que una desobediencia en un jardin contamine al genero humano, por eso la crucifixion de un solo judio baste para salvarlo. Acaso Schopenhauer tiene razon: yo soy los otros, cualquier hombre es todos los hombres,…". El Ingles da cuenta ante Borges, su interlocutor, del bochorno y de la sensacion de cobardia que despertaron en el, la conducta infame de John Vincent Moon, de delatar por pasion al miedo a sus companeros de lucha. El relato de aquella pasada delacion, repite la delacion misma bajo su nueva version de auto-confesion. El ingles de La Colorada a traves de la figura de Vincent Moon, o sea la propia, confiesa su traicion. Encontramos en el cuento una relacion dialectica entre la esperanza y la infamia basada en la idea de una identificacion masificante: "Yo soy los otros". La repetida idea de ser los otros, esta en la base de la formacion de toda masa que no solo borra sino que ademas sacrifica la particularidad del "cada uno". "Yo soy los otros" convierte a cada sujeto, al igual que los libros de la gran Biblioteca universal, en meras combinaciones de letras que "nada significan en si". Letras desnudas en su cruda materialidad. La infamia se ve coronada en este segundo cuento al presentarse el personaje ante el escritor como el gran delator de la cultura cristiana: como Judas y llevando ademas en su cara la marca de la infamia.

Pasemos al tercer cuento de nuestro circuito: "Tres versiones de Judas" (1944). La primer version explicita que "la traicion de Judas no fue casual; fue un hecho prefijado que tiene su lugar misterioso en la economia de la redencion". La teoria del sacrificio surge aqui en todo su apogeo- el sacrificio de la ubicuidad, la eternidad y la dicha sin limites, concomitante a la encarnacion del Verbo, a la encarnacion de la palabra divina en un cuerpo mortal, exigio en correspondencia otro sacrificio. Exigio que un hombre en representacion de todos los hombres llevara a cabo otro sacrificio: la delacion. La economia de la redencion consistio y consiste en la correspondencia especular del sacrificio. Judas refleja a Jesus. Judas es ese otro llamado Jesus.

La segunda version propone el ascetismo espiritual como movil del crimen. Judas busco el Infierno como mortificacion del alma y envilecio su espiritu, no solo renunciando a todo honor, bien o placer sino eligiendo la culpa mas infame: la delacion.

La eleccion de ese destino, se hace asi necesaria para sostener la idea de redencion. Runeberg, autor de la teorias en el cuento, llega con la tercer version a la conclusion que con la encarnacion del Verbo, todo Dios se rebajo a ser hombre hasta llegar incluso a la infamia, eligiendo el destino de Judas para salvar al genero humano. Comprendio asi mismo que descubrir y divulgar el terrible secreto de la encarnacion de Dios en Judas, es una blasfemia del Espiritu. Es un crimen abominable igual al de pronunciar el Shem Hamephorash, el Secreto Nombre de Dios, e igual al crimen, enceguecedor, de osar ver a Dios. La eleccion del destino de Judas como reflejo de un Ideal sublime.

Siguiendo la misma linea, "Deutsches Requiem", enmarca una nueva version del destino de Judas, esta vez bajo las figuras de Otto Dietrich zur Linde y David Jerusalem. El primero, miembro de una notable familia alemana que fue condenado a muerte por sus crimenes, espera el fusilamiento. Durante la espera repasa y elabora ciertos acontecimientos de su vida hasta obtener conviccion total en su destino. La firme creencia en el nuevo hombre lo lleva en un primer momento a ingresar al partido y en un momento posterior, al entender que morir por una religion es mas simple que vivirla con plenitud, a asumir su destino. Es entonces nombrado subdirector de un campo de concentracion. David, judio y poeta remitido al campo, se transforma para Otto Dietrich zur Linde en el simbolo de una detestada zona de su propia alma, razon que lo lleva a destruirlo sin piedad. Para el comandante nazi la figura de David y la propia representan la historia de los pueblos que registran una continuidad secreta: "El mundo se moria de judaismo y de esa enfermedad del judaismo que es la fe de Jesus". El relato continua y agrega: "Muchas cosas hay que destuir para edificar el nuevo orden; ahora sabemos que Alemania era una de esas cosas. Hemos dado algo mas que nuestra vida, hemos dado la suerte de nuestro querido pais. Que otros maldigan y otros lloren; a mi me regocija que nuestro don sea orbicular y perfecto…Lo importante es que rija la violencia, no las serviles timideces cristianas. Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno".

La eleccion del infierno para que el cielo exista y con el un nuevo Orden es una determinacion etica.

 

La letra y la cobardia

El pensamiento "que el cielo exista aunque nuestro lugar sea el infierno" representa la posicion de sacrificio. Su repeticion en este ultimo cuento cierra el circuito realizado al remitirnos al punto inicial, al llamado del residente de la gran Biblioteca, que alberga la esperanza de encontrar el cifrado Secreto- Orden que justifique el desorden universal.

Podemos, entonces, referirnos a la posicion existencial de sacrificio, de renuncia al bien, al honor, a la paz y al placer, es decir de renuncia a todo vestigio humano, como a una posicion, que denominare de letra. Una posicion que expulsa al sujeto fuera del lazo social, y lo empuja a la destruccion.

Ella sostiene "que todo esta escrito", que el destino del sujeto esta prefijado y escrito a fuego como letra que marca el cuerpo. Un destino podemos decir, que condena al sacrificio y a la muerte y del cual el sujeto no sabe ni texto, ni sentido, ni siquiera en que lengua esta escrito. Borges senala con precision que "la certidumbre de que todo esta escrito nos anula o nos afantasma" ("La Biblioteca de Babel"). De aqui que el estar todo escrito incluso puntos y comas supedita a un destino cifrado como letra muerta, que convierte al ser humano en mero objeto de ofrenda, de sacrificio. Si todo esta escrito solo cuenta acatar la voluntad intransigente del Amo absoluto, sea este el Ideal, Dios o la Muerte. Un destino de objetos de ofrenda que al igual que los libros de la gran Biblioteca "nada significan en si", son solo meras combinaciones de letras.

La elaboracion de Borges sobre esta posicion existencial, de conducta infame ubica como pilar de la misma a la cobardia en tanto hecho moral-etico. El destino de Judas entonces, es el destino de la cobardia, hasta diria de la pasion por la cobardia, que lleva a la traicion, a la delacion, y paradojicamente, mas alla de toda piedad, a la aniquilacion y exterminio. En sintesis la cobardia como ya dijeramos, acata a un imperativo petrificante y renuncia por lo tanto al deseo humano. J.Lacan enfatiza precisamente este punto al establecer que el deseo en estado puro, que no es mas que la ley moral kantiana llevada a su extremo, desemboca en la ofrenda de objetos de sacrificio a los "Dioses Oscuros" (Seminario XI, cap. XX). La cobardia etica por lo tanto, sostiene con su accion a un Ideal monolitico y es elevada a la dignidad de mision sublime al presentarse como necesaria para la construccion de un nuevo orden.

 

Entre Edipo y Jesus

Ubicare esta posicion existencial de letra, entre dos exponentes maximos de la cultura del sacrificio, Edipo y Jesus.

El destino de Edipo lo lleva sin saber a cometer los actos mas abominables, asesinar a su padre y hacer de la madre su mujer. Conocio el goce maximo, el goce prohibido que trajo consigo la pestilencia. Decidido en descifrar el enigma de su destino, se enfrento al horror de la verdad desnuda que sus ojos no toleraron ver. Edipo ciego se recluye entonces en el infierno de la soledad, sacrificando todo lazo humano.

Jesus, por su parte encarna el saber divino. Decidido en divulgar los principios de este saber, renuncia a los placeres mundanos y se aboca a la tarea sacrificandolo todo, incluso su vida, para hacer existir al Ideal de un nuevo orden.

Edipo encarna una verdad que no quiere saber, Jesus encarna el saber que segrega la verdad. La cobardia moral es quizas oscilar entre renunciar totalmente al pensamiento y a los efectos discursivos de la verdad, y renunciar a la vida por un y unico pensamiento total. Entre sacrificar el saber y sacrificar el ser.

Que relacion establecer entre esta posicion y J.L. Borges?

Lecturas determinadas pueden interpretar el estilo literario de Borges como ironico y por consiguiente incluir tambien en el al concepto de sacrificio. Con esta interpretacion se propone marcar en especial el contrasentido de los enunciados. La ironia en tanto forma de comicidad, de burla, cercana al campo del "Witz", exige tambien la presencia de un oyente que por medio de su contrarreplica la sancione como tal. Esta exigencia la convierte en un fenomeno de caracter social y consiste en expresar lo contrario de lo que se desea comunicar al interlocutor.

Cuando un chiste no logra ser sancionado como tal por la risa del oyente, no logra entrar en el circuito de la comunicacion y hacer lazo social; la formulacion se torna entonces en una idea desconectada o aun mas en una idea a rechazar. La ironia, como dijimos, necesita tambien del reconocimiento del oyente. Pero mas alla del reconocimiento, considero debemos preguntarnos por el sentido de otro aspecto que acompana a la idea de sacrificio, por el sentido de su insistente repeticion. La repeticion revela a mi criterio la posibilidad de la existencia de algo verdadero en el concepto de sacrificio, y no un contrasentido, que testimonia tal vez sobre la posicion de sacrificio de Borges mismo.

Cada retorno del pensamiento, cada retorno de lo semejante aun en el caso de una ironia, aleja gradualmente al lector del campo del placer y despierta por cierto un efecto siniestro. La repeticion imprime al sacrificio y cobardia un caracter de auto-confesion, el conjunto de las versiones crea en rigor un desdoblamiento que podemos sintetizar en la idea ya mentada de "yo soy los otros". A traves del "doble" que estas figuras crean, se pone de manifiesto algo que el velo de la ironia mantiene oculto, un punto intolerable y horroroso que intenta insistentemente a traves de la repeticion, encontrar su elaboracion.