World Association of Psychoalanysis

 

La "Instancia de la letra" y sus relaciones con el escrito

Marco Mauas

 

Unas breves reflexiones sobre esta apasionante articulo de Shin'ya Ogasawara

El apasionante articulo de Shin'ya Ogasawara situa la cuestion planteada por Lacan para el japones como un problema de los limites, o de un caso limite de la analizabilidad. En el IHT del 8/01/99 nos encontramos con el relato de las vicisitudes de una traduccion que son casi el problema planteado a la inversa. "El inverso del limite de la analizabilidad." En efecto, los traductores japoneses de la novela de Arthur Golden "Memoirs of a geisha", que paso 58 semanas dentro de la lista de best-sellers del NYT, y fue traducida a 26 idiomas, se encontraron con un muy serio problema cuando se trato de traducir la novela al japones. El ingles coloquial tenia que ser vertido a distintos dialectos japoneses, y entre ellos el menudo problema del dialecto de las geishas -incluida la "top geisha", y hay que incluir como vertir la voz de la geisha joven y la de la anciana- que causo el abandono de cuatro traductores japoneses de la tarea despues de haber leido la novela. Finalmente, un experto en litaratura americana, Takagoshi Ogawa, acepto hacerse cargo de la tarea de transformar esta "american geisha" a un japones creible.

Para complicar las cosas, cuenta Ogawa, se trata de las geishas de Gion, en la antigia capital de Kyoto. El lenguaje alli es muy privado y especial -dice Ogawa- y el tuvo que dedicarse a aprender las expresiones de las geishas de Gion. Por ejemplo, fue un verdadero problema como traducir el termino frances que utiliza Golden para la primera aparicion de la geisha como tal: "debut". Despues de mucho buscar, encontro el termino "misedashi", que en general no es utilizado fuera de Gion. Ogawa ha construido tambien un "data base" de frases de Gion en su computadora para auxiliarse en la traduccion al japones. Golden por su parte, confiesa que jamas se le habria ocurrido que alguien podria querer traducir la novela al japones. Ese "irlandes casi infinito" como dice Borges de Joyce, transformo las calles de Dublin en un recorrido no muy distinto del de la fobia de Juanito por Viena. Es un recorrido que se apoya en el uso mismo de las locuciones, del significante como "utendum" -segun hemos aprendido con Jacques-Alain Miller en su clase del 13/1/99. "No hay nada mas extranio a la lengua que el codigo." No es el codigo de Dublin -que se ubicaria quizas en la vertiente de la palabra- son los usos de Dublin, y, como cuenta Ellmann, los usos de las gentes que el padre de Joyce frecuentaba. "It is his spittn image" dijo Joyce de su novela Ulises en relacion a su padre.

De alli quizas la "inanalizabilidad" del sintoma joyceano -estar hecho de "chistes inconcebiblemente privados". Y bien, lo que creo que esta anecdota literaria ilustra, es que esta "privacidad" de los chistes no es ya un patrimonio cultural en el dia que vivimos hoy. Las "literaturas del sintoma" marcan el fin de las fronteras de la "inanalizabilidad". Estos "chistes privados", -o usos privados de dialectos pertenecientes a una cultura que el discurso-amo habia logrado mantener aislados dentro de las murallas- son penetrables por el caballo de Troya de los sintomas translinguisticos. Lacan no se equivoca con su tesis acerca del japones. Es una tesis obtenida en su laboratorio, pero que se "generaliza" -tomamos este vocablo de Eric Laurent- cuando lo universal se vuelve "global".