World Association of Psychoalanysis

 

Buenas nuevas (o la apuesta por el porvenir)

Carmen Gonzalez Taboas

 

El e-mail de J.A.Miller que difunde el Comunicado del Consejo de la AMP del 25 de enero ultimo, nos pone ante algunas novedades. Sin dejar pasar la ocasion de unirme al entusiasmo que ha suscitado saber que Buenos Aires sera la sede del Encuentro del 2000, pasare a referirme a esas buenas nuevas que son las proposiciones sobre la Escuela Una. Como seniala el Comunicado, despues de su reunion, el Consejo de la AMP recibio a sus dos comites -el consultivo de Buenos Aires y el de correspondencia en Paris, encuentro del que surgieron las proposiciones. Si estas por un lado reflejan el trabajo iniciado de diferentes maneras y en diferentes lugares en 1998, por otro aportan lo nuevo. Lo que tengo por nuevo es la proposicion siguiente: " La comunidad de trabajo que reune la AMP mantiene actualmente conversaciones que se distribuyen en dos niveles ; la Escuela Una constituira un tercer nivel. "

Vemos ordenarse a continuación esos tres niveles, que me recuerdan el caudal del agua de la vida del que habla Baltasar Gracian. No nos falta hoy la experiencia del caudal de la conversacion que " rie, bulle, precipitase, a veces se enturbia y se enfurece ", caudal tumultuoso que baja y se reparte en diferentes cauces, encontrando diversos destinos para su abundancia. Leeria asi lo que sigue a la proposicion que comento, retocando un poco sus terminos: que, dado el marco de la AMP, en el seno de cada Escuela o grupo del Campo freudiano proseguira fluyendo por sus cauces " la conversacion que mantienen en su lengua, en su marco de tradiciones y referencias ". Que el vasto caudal de la AMP es a su vez alimentado por las Escuelas conversando entre si, como lo hacen, " a titulo de Escuelas ".

Y que vemos abrirse un nuevo cauce para la conversación: " En la perspectiva de la Escuela Una, cada uno conversara con el otro *uno por uno*, como miembro de la misma Escuela " ; cauce por el que fluira "mas bien el puro nivel de la conversacion", desprovisto hasta donde sea posible de automatismos, disponible a la tyche y a la virtud (vertu), (termino pleno de resonancias que compromete mi curiosidad). Mi pregunta es: porque se dice alli que este nivel seria " tanto mas esencial, tanto mas dificil de instituir y de practicar " ?

La Escuela fundada por Lacan es " un organismo en el que debe cumplirse un trabajo - que en el campo que Freud abrio restaure el filo cortante de su verdad... ", y ese trabajo recibe en el Acto de fundacion, - el Acto que funda cada vez cada Escuela de la AMP -, sus condiciones de funcionamiento. Inmediatamente despues, Lacan propone el cartel como organo DE BASE ; la pequeña suma algebraica: 4+1, que no adiciona, escribira su funcion de obstaculo a los efectos de grupo, para que una elaboracion de saber y un producto de cada uno sean posibles. Me parece su estructura sustenta y orienta todas las otras diversas corrientes que desde la vida institucional de la Escuela confluyen en el primer nivel de la conversacion, que no es cualquiera, puesto que determina que las Escuelas " esten vivas y no sean una utopia ".

El segundo nivel de la conversacion, " entre las Escuelas ", tiene su ambito propio en la AMP ; es seguro que, para mantenerla viva, " hace falta una pasion particular, imaginacion, ambicion ". Sus posibilidades parecen realmente ineditas: baste tomar, como ejemplos al azar, que " los carteles del pase de las Escuelas deben poder trabajar juntos " ; que si " aparentemente la Garantía se las arregla sin teoria " habrá de producirla ; que la " reconquista del Campo freudiano " debe proseguir.

Volvamos ahora a la pregunta por ese tercer nivel de la conversacion que seria, a ese titulo, " tanto mas esencial, tanto mas dificil de instituir y de practicar ". Citaba hace un momento el Informe del delgado general a la Asamblea de Barcelona en 1998 ; me interesa aqui el punto donde presentaba la orientacion lacaniana como UNA PRACTICA ; una practica que consiste en la conversacion continua con los textos fundadores, a partir de la lengua comun del matema, " la impronunciable lengua comun del sordo y del ciego, y *la via regia de la razon desde Freud* ". Es la via señalada por Lacan de la docta ignorancia.

Situado asi el puro nivel de la conversacion como la practica de la orientacion, se trata de vislumbrar las posibilidades de su ejercicio. La más importante, a mi entender, es la condicion de lo abierto ; de lo que arriesga, pone a prueba, inventa. " Deberia transitar entre lo sabido y lo no sabido ", terreno propicio para la abduccion de Peirce. Que ha sucedido aqui ? que la interrogacion que proseguia me ha llevado de lo nuevo (el nivel de la Escuela Una) a lo nuevo (el concepto, a construir, del postanalítico, que fue propuesto por J.A. Miller en Buenos Aires). Porque en verdad, si en el fluir mismo de este cauce se apuesta al porvenir, cada vez, y porvenir no lo hay sino para el hablar que brota de la particularidad de un silencio que es correlato de la felicidad de la pulsion y para el callar abierto al otro, hemos llegado al nervio vivo de la practica de la orientacion. Nervio cuyo nombre conocemos, pues no es otro que la transferencia de trabajo en funcion. Radical mutacion del estatuto del Otro, implica que la Escuela pase a la posicion de " suplemento del discurso analitico ". Ahora entendemos porque este cauce es " el mas dificil de instituir y de practicar " y, a la vez, entendemos la urgencia de proseguir la investigacion sobre el postanalitico. Parece ser la via hacia la Escuela Una, " una Escuela que sea solamente la forma instituida, permanente, de nuestra conversacion y de nuestro *affectio* " (J.A.Miller). Para concluir, vuelvo a evocar el caudal de Gracian ; el que, en algun lugar, un día, " sosiegase, ya rio ; todo es fondo, sin ruido. Dilatase ... zizaguea ... fertiliza los campos ... ".